Saltar al contenido

Patakí de Eshu con el comerciante.

Eran tres hermanos, uno era artista, el otro era cazador y el tercero era comerciante, este ultimo estaba siempre muy triste y abatido porque era muy combatido por todo el mundo, hasta por su propia familia y se fue para un lugar distante sin que nadie se diera cuenta y al llegar al mismo se cambio el nombre.

Dada su inteligencia y habilidad para el comercio se radico en ese giro y enseguida empezó a prosperar.

Al andar el tiempo en su pueblo empezaron a buscarlo para que reclamara una gran herencia que le pertenecía, pero no lo localizaron.

Sucedió que una persona que sin saber como, sabia donde el vivía, dijo que en un pueblo había visto aun individuo idéntico a la persona que buscaban.

Mandaron a un hombre a que fuera a dicho pueblo con la encomienda de que lo buscara y lo convenciera para que reclamara la herencia, con mucho trabajo aquel hombre logro identificar y convencer al que buscaba para que regresara a su tierra.

Cuando regreso, recibió la herencia y desde entonces vivió feliz y contento con su pueblo.

Eshu fue quien encontró al perdido, por lo que el akuko del ebbo se le da a el.

¿Te ha gustado este artículo?
[Total: 1 Average: 5]

Suscríbase para las últimas actualizaciones

¡Suscríbase a nuestro boletín y reciba notificaciones cuando publiquemos nuevos artículos gratis!