Saltar al contenido

Patakí donde Olofin tuvo que arreglar el mundo

Hubo un tiempo en el mundo que la gente vivían por sus respetos, entregados a todos vicios materiales  pero pensándolo bien no había nada de malo en eso, lo que llamaba la atención que la gran mayoría tenia inclinaciones de todos tipos excepto los hijos de Obatalá

Obatalá era el responsable de todas las cabezas por aquel entonces, sintió que algo se le escapaba de las manos y decidió ir a visitar a Orula para que le registrara.

Cuando le vieron la letra que le salia Ofun Sa, Orula le advirtió que su desobediencia a Olofin que le encomendó repartir las 7 virtudes y 7 pecados a partes iguales le podría hacer caer en algún tipo de vergüenza o bochorno.

Obatalá cegado por su poder le cuestiono a Orula su premonición, a lo cual le contesto, yo no soy quien digo eso, el que lo dice es Ifa.

Obatalá una vez más lo miro y le hizo saber las dudas que tenia de su palabra, Orula lo escucho y le advirtió, que debía hacer ebbo y ceremonias de lo contrario el enemigo que tenia también podía hacerle daño.

Obatalá salio con mucho temple y jactancia del lugar no creia que a el le pudiera pasar algo semejante.

Mientras estaba en casa de Orula , el mono que sentía gran envidia por Obatalá se encargo de difamar las por todos los sitios actuaciones del mismo.

Cuando la gente escucharon la mal reparticion que hizo Obatalá de los 7 pecados y las 7 virtudes entregados por Olofin sintieron que Obatalá que tanto se hacia el decente no era más que un aprovechado de la confianza y poco equitativo, haciendo que cuando el visitaba un sitio le cerraban la puerta en la cara.

Obatalá meditaba de lo que le había dicho Orula y de que quizás si hubiera cumplido con todo lo que le habían ordenado nada le hubiera pasado, e igual comenzaría a  hacer lo correcto.

Mientras estaba envuelto en sus pensamientos Olofin lo llamo, una vez frente a el  le dijo, Obatala te di dos cofres uno con las siete virtudes y otro con los sietes pecados y tu fuiste injusto, le diste a tus hijos las virtudes y al resto del mundo los pecados, lo justo era lo que te ordene, repartir todo por igual.

Dicho esto Olofin arraso con el mundo para hacerlo de nuevo, ese mundo nuevo vino del mar, excepto Oke y Aggayu que nacieron con la naturaleza y Orula con los fenómenos.

Oddun Ofun Sa

¿Te ha gustado este artículo?
[Total: 1 Average: 5]

Suscríbase para las últimas actualizaciones

¡Suscríbase a nuestro boletín y reciba notificaciones cuando publiquemos nuevos artículos gratis!