Saltar al contenido

Patakí de Orula con el Akuko y la Adie

Orunmila en la tierra del akuko

Una vez Orunmila salio en busca de una tierra donde hubiera una cosa distinta a las demás y después de mucho caminar llego al la tierra del mono.

Le pregunto al mono,

¿Como te llamas?, el mono respondió mono,

¿Cómo se llama tu padre?, el le contesto mono, y

¿Cómo se llama tu madre ?, el le contesto mona.

Como esto no era lo que Orunmila buscaba, continuo su camino.

Orunmila llego a la tierra del elefante a quien interrogo en la misma forma que al mono, pero tampoco le gusto esto y siguió su camino.

Después de mucho andar Orunmila llego a otras tierras que tampoco le gustaron, hasta que llego a la tierra del akuko y se encontró con el pollon a quien pregunto

¿Cómo te llamas? el le contesto osardie.

Orunmila le pregunto nuevamente ¿como tu te llamas cuando eras chiquito ?, le contesto gio gio. Orunmila le volvió a preguntar: ¿Cómo se llama tu padre? le contesto akuko, y ¿Cómo se llama tu madre? el le contesto adie.

Orunmila le gusto aquella tierra y le pidió al pollon que lo llevara a su casa, donde estaba su mama.

Cuando Orunmila llego a la casa de la adie saludo con mucha cortesía y esta le pregunto intrigada

¿Quien es usted ? yo soy Orunmila, le contesto, estoy buscando una tierra que me guste para vivir en ella.

La adie le respondió pues yo no lo conozco a usted y no puedo admitirlo porque mi marido el akuko no se encuentra en la casa. Orunmila contrariado se despidió y continuo su camino al poco tiempo de estar caminando sin rumbo fijo se encuentra con el akuko que lo saludo: «iboru, iboya, ibosheshe». y lo obligo que regresara a su casa.

Cuando la adie vio que su marido regresaba en unión de Orunmila, se insulto y le dijo al akuko, no deseo que este señor se quede dentro del ile y si tu lo consientes, yo la adie, me marcho de aqui.

Así lo hizo pasados algunos días, la adie desde lejos le tiraba polvos al akuko, pero como Orunmila estaba en la casa de este, no le sucedía nada. Orunmila viendo la maldad de la adie le dijo al akuko: desde hoy seré tu mejor amigo y nunca te comeré a ti ni a tus omos, pero desde hoy las adie serán mi comida preferida.

Como en aquella tierra la mayoría de las adie eran de color dun dun, es por eso que Orunmila come adie dun dun, en aquella tierra le vino a Orunmila una suerte grande.

Usted se va a disgustar y hasta separar por una persona que puede ir a su casa.

¿Te ha gustado este artículo?
[Total: 2 Average: 5]

Suscríbase para las últimas actualizaciones

¡Suscríbase a nuestro boletín y reciba notificaciones cuando publiquemos nuevos artículos gratis!